skip to Main Content
Nuevos Hábitos, Paradigmas Y Modelos En La Escena

Nuevos hábitos, paradigmas y modelos en la escena

Dónde y cómo escuchamos nuestra música despierta el debate: la compleja relación entre su valor y el retorno que genera, en una posición donde el productor se encuentra en el último escalón monetario. Recopilamos las tendencias de escucha en época de aislamiento y datos sobre lo que se gana en cada plataforma de reproducción.

Las empresas de streaming se encuentran lideradas por los géneros más comerciales como latino o pop. La brecha que divide las reproducciones entre música electrónica y los mismos es tan grande como la de los sellos de más ventas y quienes cuentan con un catálogo más humilde. Mientras tanto, la disputa entre los compositores y Spotify tiene historia para rato, con nombres destacados como Thom Yorke y Taylor Swift tomando lados en la contienda. Antes de la presión de estos artistas con millones de oyentes a sus espaldas, los acuerdos lucían incluso más precarios que en la actualidad. Por ejemplo, Apple Music durante los primeros tres meses de prueba gratuita no retribuía a los compositores, diferencia que le dio ventaja en su momento a la presencia de ellos en Tidal (la plataforma virtual del rapero Jay-Z). Aunque pronto el conflicto se soluciono y todas las plataformas líderes de streaming aportaron un pago significativamente mayor, luego de acuerdos por la presencia de estos artistas.

Hace unas semanas, IBIZA PAREO anunció su último lanzamiento que incluye un remix de Alejandro Paz. Le preguntamos el dúo argentino como mantiene este equilibrio y su manera de compartir música en la actualidad.

Electronic Groove en Español: Esta semana Bandcamp relanzo su iniciativa de entregar el total de las ventas a sus artistas. ¿Cómo recibieron esta propuesta?

IBIZA PAREO: Nos parece algo muy copado de su parte. La industria musical y de la cultura en general va a ser de las más afectadas y algo así, que pone en foco a los artistas, es una gran mano en este momento. Un lindo gesto de apoyo.

EGE: Si bien el tema “Aquí y Ahora“ ya sonó en clubes, ¿Como viven el no poder compartirlo en el calor de la gente?

IBIZA PAREO: Si, “Aquí y Ahora” la venimos tocando desde hace poco, en nuestros últimos shows en vivo. La verdad, se extraña mucho hacer un vivo con público. Nos encanta compartir con la gente porque siempre cada show en vivo es único e irrepetible y siempre todo lo que se da es resultado de nuestras energías y la de la gente. es un bello ida y vuelta mágico. Se extraña mucho ese calor, los gritos, el humo y las luces, los olores, los besos y abrazos, la gente, el baile, el roce. TODO.

También entendemos que es un momento muy particular, y que es la forma que tenemos de cuidarnos. Esperemos pase pronto y volver todos a las pistas.

De todas maneras la experiencia del vivo vía Youtube o Instagram tiene su rico sabor. Las buenas vibras de la gente que se conecta se siente y los chats es de las cosas mas lindas, las charlas entre amigues y extrañes, el compartir virtual. Al menos tenemos la chance de compartir algo.

Y bien ¿Dónde desaparece el dinero del productor?

En la actualidad una canción debe alcanzar las 136 reproducciones en Apple, 229 en Spotify, o 1449 en YouTube para equivaler a 1 dólar, convirtiéndolo a este en el peor lugar para monetizar tu música. La opción más amigable es Pandora con 114,149 reproducciones podemos obtener un sueldo mínimo de 12 dólares la hora. El trabajo de ganar reproducciones se convirtió en todo un arte donde descifrar el algoritmo, contactar a los curadores o sumarte a cada playlist colaborativa se presente es un cuestión de constancia, una vez que contamos con las escuchas para que el dinero se genere hay un par de pasos anteriores para que el productor vea el retorno de su música, el sello, su distribución, la agencia y en ocasiones el manager toman parte de esas regalías, además no es extraño encontrar contratos que incluyen que el pago se realice una vez cubierto el lanzamiento. Quizás Sudamérica proporcione otro tipo de modalidad.

La plataforma de distribución y sello Beathey se ha posicionado como un sitio confiable para productores de todo el mundo, una alternativa que busca el beneficio económico a favor de sus artistas. Con sede de su actividad en Argentina hablamos con Nicolás Beldi el responsable de llevar adelante parte de su operación.

EGE: ¿Como continua la actividad de Beathey plataforma durante este momento?

Nico Beldi: Somos una compañía musical con pilares en la tecnología además de la música pero, al igual que a casi la mayoría de los emprendimientos, nos vimos afectados por el párate global. Imprimir vinilos, imprimir revistas, realizar eventos es imposible ya que tanto empresas como clubes y centro culturales están cerrados. Nuestra programación tuvo que suspenderse (los jueves de JDC, diferentes eventos en Club Bahrein, nuestro Festival Desorden en Otra Historia CC) sin la certeza de cuándo se podrá volver. No queda otra que adaptarnos a lo que nos toca vivir, siempre en pos de apoyar a los artistas de nuestra comunidad. Estamos trabajando en nuevos números de nuestra revista (BeatHey Mag). Van a ser ediciones digitales por el momento, interactivas, con buena data para estar en casa y entrevistas a distintos referentes del mundo de la música y el arte en general.

Más adelante se verá, imaginando quizás eventos culturales sin público en un futuro algo inmediato.

EGE: ¿Qué servicios brindaron a sus artistas bajo el marco de la pandemia?

Nico Beldi: Estamos trabajando en un servicio de cobro de regalías por streaming. Los artistas no solo cobran el 100% de sus ventas, sino que además se les empezará a pagar por cada reproducción de sus tracks en el portal de BeatHey o la app. Debido a la imposibilidad de imprimir vinilos adaptamos nuestro Vinyl Contest a un nuevo formato bimestral. Los cuatro artistas ganadores reciben una suma de dinero y el lanzamiento, que en un principio era en vinilo, ahora se hace digital pero respetando el proceso de mastering analógico por Matías Parisi. Queremos distribuir de manera más equitativa los recursos de la comunidad en un momento tan complicado.

Si bien la moneda más segura siempre saldrá del fee en sus presentaciones, los productores y compositores cuentan, por suerte, con entidades que recolectan los derechos de su música en radio, tv y publicidad. El ceder las licencias no es una tarea sencilla. Se puede pasar meses sin una buena oferta y luego de repente obtener tres contratos en un mismo mes, y además de lo monetario, es evidente que se gana exposición. Esta táctica funcionó como trampolín por primera vez para Moby al ceder la totalidad de su álbum para para films y publicidad. La estrategia lo llevó a escalar en ventas y popularidad, así continúa su legado en bandas indie o sellos que se convierten en los soundtracks de los últimos modelos de autos alrededor del mundo. Quizás es momento para incentivar a los medios nacionales y agencias que hagan uso en su programación y cartillas de música de artistas o productores pequeños afectados por esta pandemia.

Por su parte, Discos Fértil se muestra como uno de los sellos independientes más sólidos de la escena en Argentina, hablamos sobre su perspectiva sobre el líder del streaming y los canales de venta.

EGE: Spotify parece ser el sitio ideal donde aparecer durante esta cuarentena con un aumento del 32% de usuario ¿como es su relación con el líder del stream?

Fértil Crew: Creo que tenemos una muy buena relación con un público amigo y cercano. Ojalá tuviéramos una mejor relación con Spotify. Me refiero a aparecer en listas y ese tipo de cosas. Hace unos días recibimos un mail al respecto, donde nos contaban que si bien aumentaron mucho las suscripciones, los usuarios promedio están escuchando menos música (mucha gente lo utiliza mientras se transporta de un lado al otro, etc). 

EGE: Asimismo ¿como encuentran la relación con otros proveedores de venta como Beatport o Bandcamp en este momento ?

Fértil Crew: Personalmente, Bandcamp ha sido siempre mi favorito en cuanto a formato (discos enteros, nada de likes etc, posibilidad de interactuar y comprar directamente a los artistas), y los últimos lanzamientos que programamos (hay 3 en preventa, ninguno ha salido todavía completo, el primero es el mío el 15/5) han tenido buena recepción y personas que han incluso comprado el disco entero sin haberlo escuchado, lo cual ya es un montón. Eso me hace pensar que tenemos algún lugar en alguna escena. El punto ahora es abrirse a otros públicos, otras escuchas.

La carga emocional y los paisajes emocionales que transmite la música electrónica son perfectos para musicalizar anuncios, y esto también funciona en cine y televisión. Un ejemplo es la aparición de la argentina Catnapp en la serie “Poco Ortodoxa” de Netflix, o la música de Chancha Vía Circuito para “Breaking Bad”. La música electronica también ocupo lugar en espacios distintos. En la cuarentena hablamos con San Ignacio quien lanzo su ultimo disco en estas circunstancia coincidiendo con los nuevos paradigmas de escucha de un público fuera de pista, pero incluidos en nuevas plataformas de escuchas poco exploradas, música bailable, difícil de bailar.

EGE: ¿Creen que con el lanzamiento de “la Identidad Es Una Trampa” extendería tu participación a nuevas plataformas?

San Ignacio: La idea es llegar a la mayor cantidad de gente posible, en diferentes lugares. Fértil ya venía publicando cosas en Spotify, Beatport, etc, y para este lanzamiento en concreto intentamos darle también un lugar central a YouTube, que no había sido el caso en mis discos anteriores, ni en otros discos del sello.

EGE: Qué pasa cuando un lanzamiento pensado para pista se encuentra con otro paradigma de escucha ¿qué estrategias usamos para hacer llegar nuestra música al público?

San Ignacio: En mi caso, trato de no orientar el lanzamiento a una escucha concreta, sino a desarrollarlo de la manera que esas composiciones piden. Pienso que es re válido tener en perspectiva una hipotética escucha cuando uno edita cosas. En mi caso, si tengo que presuponer una “pista”, me gusta imaginarla de una manera heterogénea, pensar un ambiente bailable lo más deforme posible, y que esa música tenga sentido en él. A mí me encanta ir y bailar en lugares y momentos más dispares.

En casi toda la electrónica pasa en mayor o menor medida algo que es que esa pista que mencionas, no sólo presupone un ambiente de baile, etc. sino una cierta calidad de sonido. Y qué cuarentena o no, es siempre más difícil lograr que las personas escuchen los discos en buena calidad y en buenos sistemas de sonidos o auriculares. Casi ningún disco de electrónica con buenos graves se va a escuchar bien en un dispositivo bluetooth. Mientras que las estrategias serian desarrollar los demás aspectos del disco: lo poético, lo visual, atmósferas, los temas más tranquilos, los que tengan voz. Mi disco tiene 9 temas, de los que sólo hay 4 con vocales cantando, y los 3 cortes de difusión salieron de ese grupo.

Los hábitos de escucha presentaron un declive en la música bailable. La gente tiende a añadir a sus listas canciones etiquetadas como Ambient o  Musica Clásica, y los usuarios buscan a través de la música una sensación de calma y orden.

EGE: La música sigue movilizando y con ella se intensifican todo tipo de sentimientos ¿Cuáles crees que son los que despiertas en este momento?

San Ignacio: Estoy recibiendo mensajes muy amorosos al respecto, creo que la cuarentena también nos ha hecho valorar las cosas que nos hacen bien y nos gustan. Más que creer, soñaría con que esta música le plantee a quien la escucha un espacio musical-poético que le permita bailar, escuchar, pensar nuevas posibilidades, ampliar. Me gusta mucho una frase que citaba Vicente Luy: “No te prometo que te vas a sentir mejor, pero sí que vas a sentir más.”

Ya sea encontrándote con vos mismo o nuevos estilos durante este tiempo de aislamiento, lo que no cambiará es como la música nos afecta y nos conecta. Sobretodo a esa melodía y letra que elegimos al darle play, creándole un espacio en nuestra vida para que nos acompañe. Es momento de valorizar esa compañía que siempre está, apoyando a quienes construyeron ese refugio para nosotros.

Back To Top