skip to Main Content
Resistance Buenos Aires: Techno Serio A Orillas Del Río De La Plata

Resistance Buenos Aires: techno serio a orillas del Río de la Plata

Resistance, una de las fiestas más esperadas del año, tuvo lugar el pasado sábado 5 de octubre en Mandarine Park y Electronic Groove estuvo allí para contarte todos los detalles de lo ocurrido.

Con el techno como protagonista sonando entre barcos que llegaban al Puerto de Buenos Aires y aviones que despegaban de Aeroparque, el festival internacional de música electrónica Resistance convocó a más de 10 mil fanáticos que bailaron durante ocho horas al aire libre. Con el magistral cierre de Adam Beyer, el evento contó con la presentación de figuras de primer nivel como Nicole Moudaber, Popof y Julian Jeweil.

El warm up de la velada estuvo a cargo del argentino Nicolas Taboada. Único representante local en el cartel de la fiesta, el DJ y productor en ascenso recibió a los primeros fanáticos que se agolparon contra las vallas del escenario en busca de ocupar los mejores lugares del predio. “El mejor fin de semana de mi carrera”, escribió Taboada en sus redes sociales, consciente de saber que abrir un festival de este calibre significará su salto definitivo hacia una carrera internacional de alto vuelo.

Respetando con exacta puntualidad a los horarios anunciados, la fiesta propuso un concepto general dividido en capítulos, interpretados cada uno de ellos por los tanques del techno convocados para la ocasión. El resultado fue un evento compacto sin fisuras, con visuales y sonido calibrados profesionalmente para aumentar las sensaciones de los presentes.

Mientras miles de jóvenes continuaban entrando al Mandarine Park, Julian Jeweil comenzó a hacer de las suyas desde las bandejas. El francés atacó con melodías distorsionadas empleando una especie de saturación del techno, haciendo siempre de la repetición una virtud. Enfrentando su propia música para mutarla, el DJ y productor francés se destacó con tracks como ‘Spiral’ de Fur Coat y ‘Vertical’ de Giovanni Carozza.

Luego llegó el turno de POPOF. Con su estilo tribunero, el francés enardeció al público paseándose por una variedad de estilos, mostrando una vez más su versatilidad a la hora de plasmar un set. Siempre musical y cargado de emblemáticos sonidos, fue el único de los artistas de la noche que sacó los pies del plato del techno, incursionado por momentos en el minimal, el house trance, hasta rozar con un progressive envenenado, que la gente bailó con ganas en busca de sacarse el frío con movimientos corporales.

Y para el tramo final del festival, lo mejor. Con una propuesta contundente sin demasiadas pretensiones, Nicole Moudaber pareció llevar el techno under a las masas, consagrando frente a miles de personas armonías oscuras y por momentos tenebrosas, como una referencia directa a su apodo de “Bruja”. A juzgar por la respuesta del público, ‘Apollo’ de Luca Agenelli significó el punto más exquisito de su presentación.

El cierre de Adam Beyer fue todo lo que estuvo bien. El creador del sello Drumcode terminó de perfilar la idea y ofreció una verdadera fiesta de techno como dios manda. Con la totalidad de Mandarine Park bailando en zigzag al ritmo de sus contragolpes estremecedores, el sueco supo llevar hasta el climax la nueva edición de la Resistance en Buenos Aires. Entre barcos y aviones, el género musical por excelencia de la electrónica colmó las almas de miles de apasionados que disfrutaron de una fiesta de primer nivel a orillas del Río de la Plata.

Revive el concierto a continuación con estas imágenes cortesía de Walter Paz Photography.

Back To Top